martes, 2 de abril de 2013

...

Al final siempre igual...

Decepciono, me decepcionan.
Lucho, me abandonan...

Nunca más seré la niña de nadie, nunca más seré lo más importante para nadie... Esa persona a la que cuidar, y dar amor para que sea feliz, cual gato mimoso...

Luchar... Para siempre perder...
Sembrar, para nunca recoger...
Esperar... y esperar... y seguir esperando.
Y seguir llorando, perder la guía, perder la senda que antes parecía tan delimitada.

Soy imperfecta, pero a cada momento me intento superar, me sacrifico, de veras que lo hago. ¿Para qué? Para nada, porque eso es invisible, efímero, no es lo más importante para nadie.
Quieres negro, y te doy gris, con todas mis fuerzas, pensando que es gris lo que quieres... Sin nunca saber qué es lo que deseas realmente...

Me rindo, me rindo para siempre. ¿De qué sirve luchar? ¿De qué? Para herirme a mí misma únicamente...

Me rindo...