viernes, 25 de noviembre de 2011

I, II, III.

I-
Una vez más en este oscuro camino, sin rumbo ni sendero... Sólo son las estrellas quienes titilan al compás de los apáticos latidos de mi corazón, desgarrado, sí, pero ansioso por bombear calor a mi alma desnutrida...

II-
Escuece en mí esta ansiedad... Sentimiento enterrado, inerte pero inmortal, que araña mis entrañas clamando por su libertad.


III-
Mi mirada arde ante la expectación, y mis labios resecos se humedecen con la incertidumbre, mientras mis pulmones exhalan las últimas gotas de rendición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario