martes, 31 de agosto de 2010

A dream...


~A dream is a wish your heart makes...~

***Y te despiertas, y ves que sí, era un sueño, y que no, no se hará realidad jamás...***

Duele.

Y si duele, golpea.

Y si desespera, araña.

Y si escuece, lame.

Y si atraviesa, muerde.

Y si mata, sueña...

domingo, 29 de agosto de 2010

Conspiración


El universo conspira contra mi.







[...pero solo cuando tengo los ojos abiertos...]

Colores


Aquella niña siempre iba acompañada de un gran pincel multicolor y un botecito de pintura rosa.

Por donde iba, salpicaba aquí y allá, a uno y a otro con aquel vívido color… A algunos les dibujaba una sonrisa, a otros, estrellas o corazones. A veces salpicaba el alma, o la mirada de a quien alcanzaban aquellas gotitas… Pero siempre de color rosa.

Cada mañana se levantaba con una sonrisa, se desperezaba, y preparaba aquella mezcla de rojo, blanco y un poco de amarillo, rellenando el botecito generosamente.

Así era feliz. A veces sentía que también podía hacer un poco más felices a los demás, pero cada vez, y sin que se diera cuenta, aquella mezcla era menos consistente y duradera.

Quizá comenzó a partir del momento es el se dio cuenta de que con aquella pintura había empezado a pintarse a sí misma, encima de los marrones, los negros y los apagados que su vida adulta había ido adquiriendo. Y que sin hacerlo, no podía aparentar su felicidad.

Cada vez le iba siendo más difícil salpicar a los demás, hasta que un día, sin darse cuenta, olvidada, salió a la calle sin la mezcla maravillosa, y pensó que, de ese modo, no merecía la pena estar con los demás.

Creyó que no la echaban de menos, que no echaban en falta sus salpicaduras molestas, sus manchas, sus rosados dibujos…

Decidió que así seria mejor, al menos hasta que los sucios colores de su día a día se fueran difuminando. Si no tenía el bote de pintura rosa no merecía la pena estar con ella.

Y aún sigue esperando el día en el que al levantarse, su corazón de un vuelco, y pueda preparar de nuevo aquella mezcla de esperanza y tranquilidad, brillante y consistente como solía ser. Para salpicar de nuevo su vida y la de los demás.

Espejo


Solo deseo despertar un día del sueño del espejo, y que la realidad seas tú...