jueves, 22 de enero de 2009

Lluvia



Si la lluvia empaña tus ojos, recuerda: Con cerrarlos fuertemente todas las gotas desaparecerán.

Si son las lágrimas las que turbian tu mirada, entonces recuerda: Solamente el arcoiris las secará.

Y si es la sangre la que no te permite abrir los ojos, recuerda: Solo la muerte lo solucionará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario